de webmaster a webmaster

BitCoin, Burbujas y Bits o ¿no?

sin comentarios, faltaría plus, venga haz el tuyo pinchando aquí que esto tiene premio seguro!

Bitcoins burbujas y bitsLas tres “Bes” del Bueno Bonito y Barato hoy las reconvertiremos en BitCoins Burbujas y Bits, incluso en la versión anglosajona de BitCoins Bubbles and Bits no pierden su acronimicidad vocablo un tanto parecido a uno de sus máximos baluartes, la anonimicidad.

Vivimos en un mundo cada día más virtual, que no virtuoso, donde probablemente tú y casi todos nos comunicamos principalmente mediante WhatsApp, Facebook Messenger o gTalk antes que por los añejos sistemas de viva voz y otros sucedáneos cada vez más en desuso. Con esto sólo quiero señalar que a mi entender lo virtual reinará tarde o temprano en esta nuestra nueva economía global.

Lee más tras el salto.

Dicho esto tan pomposo y con ciertos aires de épica, no resulta tan descabellada la idea de que el BitCoin se convierta con el tiempo en la moneda global y si no consigue tan noble objetivo al menos tendrá el honor de ser una de sus precursoras. Yo abogo por esto último.

El BitCoin es una moneda virtual sin correspondencia física, no existe metal ni papel ni otros tipos de materiales tangibles, en una primera instancia pretende utilizarse en aquellos sistemas de intercambio de bienes por dinero, tales como tiendas virtuales y servicios virtuales como hostings, música y vídeo en línea, etc, etc. Para en el futuro llegar a todo lugar.

Ideado en el 2009 por el también “ente virtual” Satoshi Nakamoto cuya identidad real se desconoce y que según he podido desgranar parece que hace más referencia a un grupo conformado por al menos dos personas que a un único humano. Una identidad emulada y borrosa a la podemos unir para alimentar el misterio y quizá con ello la desconfianza que nos puede provocar de entrada el BitCoin, sabemos hoy que su autor, grupo o fundador extrañamente se desvinculó en 2011 del sistema ideado por él. ¿No creía lo suficiente? ¿Se le iba de las manos?

Vamos a tratar de ser escépticos y desgranar algunos de sus objetivos, como ya se ha dicho el objetivo principal del proyecto BitCoin es convertirse en una “moneda” global para el intercambio y las transacciones en la red totalmente descentralizada, funcionando de forma muy similar a los sistemas de intercambio de archivos P2P que no depende de servidor y por tanto de la voluntad de quien pudiera gobernar dicho servidor centra, siendo este uno de sus rasgos más importantes, enunciémolos pues de forma inteligible a la par que interpretada: Este rasgo hace que los gobiernos y bancos no puedan tomar decisión alguna sobre ella, no se puede devaluar a voluntad por ejemplo imprimiendo billetes. Si bien yo creo que si finalmente, en el tiempo a un determinado gobierno no le interesa su uso de una forma u otra podrá prohibirla sin muchos problemas o como mínimo dificultar su avance.

¿Cómo va a prohibirla si es un sistema descentralizado P2P? Pues fácil, desacreditando su uso en los medios, generando desconfianza sobre ella entre los ciudadanos, exigiendo a los buscadores como Google que “extirpen” cualquier enlace sobre BitCoins de sus resultados, y esto ha día de hoy sabemos que es una cosa que provocará a la corta un constante decremento de su fama y con ello una dificultad creciente en el acceso a ella por parte de la gente de a pie, la gran masa, esas que piensan que si no está en Google no existe.

¿Cómo y dónde se consiguen BitCoins? Como en todo existen diferentes caminos,  por ejemplo si eres propietario de una tienda virtual en la red aceptando el BitCoin como moneda pago sobre los bienes o servicios que comercializas, aunque la forma más popular de conseguir BitCoins ha sido o fue mediante un sistema complejo denominado minería, si con excavaciones, pero vamos a tratar de dar un poco de luz sobre este último concepto, pues tiene miga.

La minería en relación a los BitCoin permite conseguir pequeñísimas  fracciones de la moneda a tras  horas y horas de cálculo usando unos programas gratuitos diseñados para tal fin que podemos instalar libremente en nuestros ordenadores, estos programas lo que hacen, muy a groso modo, es emular un sistema de minas y excavaciones para extraer el “metal precioso” que nos permita fabricar monedas BitCoin, aunque esto en sí es una fábula de corte estético, la realidad es que lo que realizan estos denominados programas de minería BitCoin es resolver complejos problemas matemáticos que al ser resueltos y validados por el resto de los nodos que conforman la red P2P de BitCoin  el minero o los mineros reciben un premio en forma de pequeñas porciones de monedas BitCoin.

En la actualidad para conseguir resolver esos problemas y a diferencia de hace un par de años cuando BitCoin no era popular se necesita una potencia de cálculo descomunal en nuestros ordenadores, el problema matemático que se expone a la resolución de los mineros ha multiplicado su complejidad de forma exponencial para controlar el crecimiento de la moneda, por ello actualmente los requerimientos de potencia sobrepasan con creces la capacidad matemática media actual de los PCs que podemos adquirir. Motivo principal por el que nadie o casi nadie tras algunas primeras pruebas sin resultados emplea hoy su tiempo y sus recursos informáticos a la minería para conseguir BitCoins. Esto, cuentan, que fue ideado así para limitar la libre generación de moneda y su correspondiente descontrol, suena bien, esa especie de autoregulación, pero señores, realmente yo al menos esto de resolver problemas matemáticos porque sí lo encuentro absurdo debido al gasto energético literalmente despercidiado que requiere, horas y horas de cálculos y vatios y vatios de energía a los que se les debería dar un mejor y más provechoso uso, que nos cargamos esta gran nave! Deberían dedicar dicha potencia de cálculo a algún desafío científico pausible, digo yo, como en su tiempo hizo PlayStation 3, un cometido que aplaudiría y que otorgaría a la moneda BitCoin un cierto valor aunque este emanase de lo ético y social; un halo necesario en lo virtual y del que en la actualidad carece BitCoin.

Así que si no eres propietario de una tienda virtual ni quieres pasar por el infructuoso mal trago de lanzarte a la minería digital deberás hacer lo de siempre, comprar BitCoins con una moneda local, sean dólares USA o Euros. Un detalle de gran importancia y que parece avocar a esta moneda hacia las fauces de los especuladores. Existen algunos “grandes” que permiten hacer depósitos en BitCoins, como la famosa cadena de supermercados WallMart en lo U.S.A, quizá más que el posible negocio, Wallmart apueste un poquito por BitCoin para tratar de conferir a la cadena con un cierto tinte de modernidad, algo que siempre han buscado.

Las transacciones que podemos realizar con ellas son a día de hoy aún muy escasas, aceptada en pocos lugares, yo apenas he visto un par de tiendas o servicios que las acepten, y navego bastante.

Hablando del proceso de transacción que define también a la moneda, esta moneda virtual quedaría englobada en lo que también se denomina las criptomonedas, pues su seguridad viene dada por un juego de claves, una pública que conocen todas las máquinas que conforman la red y una privada que conoce tan sólo el poseedor de la misma. Como es obvio para realizar una transacción entre dos monederos se precisan ambas claves, digamos que de alguna forma el vendedor crea una factura con la clave pública X del comprador y este la paga introduciendo su correspondiente clave pública y firmando la transacción con su clave privada, automáticamente se descuenta en su crédito de BitCoins y en el resto de nodos P2P, de esta forma un hacker no puede manipular fácilmente su crédito pues la información de crédito no reside en un único ordenador y cualquier operación requiere la validación de todos. Si bien aún contando con estos niveles de seguridad, para mi insuficientes, desde 2009 BitCoin ha sido ya hackeada al menos dos veces, reconozco que son pocas para tratarse de algo tan jugoso y atractivo para el amigo de lo ajeno.

Si dicha transacción es exitosa el depósito de BitCoins llega al vendedor, quien a su vez podrá adquirir nuevos bienes y servicios utilizando dicho crédito o moneda virtual o si lo decide podrá cambiarlo por dinero real a través de algunos bancos o empresas de cambio. Esto último le quita algo de romanticismo a la historia, se rompe un poco de ese halo diferenciador y novedoso, pues es un sistema monetario paralelo pero al final ves que es totalmente dependiente en su entrada y en su salida. En la compra y en la venta. Que sí, que cuando todas las tiendas acepten BitCoins no hará falta la salida, pero amigos, esto yo lo veo algo verde y fundamentalmente inestable.

Volviendo a uno de los rasgos que la caracteriza, el hecho de parecer encontrarse algo más allá de los gobiernos, los cuales no pueden bloquearte la cuenta ni extraerte BitCoins amparándose en una ley o un decreto, cosa que por ejemplo el estado hace ante sanciones, sea del orden que sean, de tráfico, tributarias o por cualquier supuesta infracción al estado, este detalle  la han convertido en parte en una de las monedas prefereridas para su uso en juegos y apuestas online así como para temas pornográficos, incluso se lee cosa que no me creo o quiero creer que se emplea para el comercio de armamento personal, como pistolas. Dudo, que esto último sea del todo cierto, el traficante, a mi modo de ver debería vivir permanentemente desconectado por motivos obvios y todo esto del BitCoin requiere conexión a la red con todo el sistema de log y trackeo que conlleva. Sería estúpido pensar lo contrario, que te conectas y nadie mira. Este detalle sobre el uso de dicha moneda seguro que asusta a más de uno, pero la historia nos dice que dichas prácticas son habituales pues este tipo de negocios ancestrales son actividades que florecen y pululan en cualquier lugar que exista cierto vacío o relajamiento legal.

En este articullo quiero citar unas declaraciones de Xavier Sala i Martín que me llevaron al título del mismo, me refiero al economista colorista, único por su arriesgado gusto estético, economista que ve en el BitCoin una burbuja más del panorama actual. Sala i Martin cuyo identitario uso del color deriva en una clara propensión al circunloquio sobre él, nos preavisa de que una moneda sin control y fiduciaria (cuyo valor es muy inferior a su coste de fabricación) que en cuatro semanas pasa de tener un cambio de 40 USD por BitCoin a más de 100 USD es fruto sí o sí de la especulación. En parte lo subscribo.

Yo desde mi óptica no experta en materias monetarias pero tras dedicarle tiempo a investigar sobre el tema, primero con la emoción ante algo nuevo, diferente y sin control de los poderes ya establecidos acabo con en una segunda parte más racional que me lleva al desencanto e incredulidad hacia esta moneda, el Bitcoin. La especulación es caldo de cultivo de las burbujas. Este intento quedará en su valor real, el honor de ser un precursor de la modela global, pero petará, así que pequeño inversor, cuidadín. Los cantos de sirena a veces no son más que los aullidos de la ley.

Be Sociable, Share!

Deja aquí tu comentario, tu huella, o mejor ingrésame unos euros